ANÁLISIS: THIS WAR OF MINE

 

 

Cambio de rol

La desarrolladora polaca 11 bit studios encontró su hueco en el mercado gracias a la saga Anomaly, y sin desmarcarse demasiado de la estrategia y la gestión en 2014 nos trajeron This War of Mine, un retrato de la guerra en su forma más cruda e injusta. Mientras que la anteriormente mencionada saga hace de la guerra y los conflictos bélicos un divertimento en el que tendremos que pensar y actuar para salir adelante mediante las armas, This War of Mine trata de rehuir de ellas y ponernos en la piel de supervivientes de un conflicto bélico que tendrán que ingeniárselas para salir adelante.

La guerra no como un divertimento

Mientras que el mercado anda saturado de shooters y FPS que hacen de la acción, la adrenalina y el trabajo entre equipo en partidas on-line como principales puntales de su éxito, y otros géneros como los RTS nos ponen siempre en los mandos de enormes ejércitos encabezando cruentas batallas, This War of Mine se aparte por completo de estas premisas para ahondar una visión mucho más incómoda e íntima: la de los ciudadanos y supervivientes de un conflicto bélico que tienen que lidiar con la miseria y el peligro constante para tratar de salir delante de la mejor manera posible. Con este panorama tan poco explotado, 11 bit studios han tenido una oportunidad de oro para destacar en una temática tan prolífica e incluso saturada, ofreciendo nuevas posibilidades y experiencias que, para nuestra fortuna, resultas mayormente exitosas.

El juego nos pondrá en la piel de un grupo de supervivientes que tendrán que hacer uso de todo su ingenio y habilidades para aguantar todo el tiempo que dure el conflicto. Cada personaje tiene una historia que se irá desgranando con el tiempo y una serie de habilidades que les confiere aptitudes para determinadas tareas por encima de otras, lo que será vital para maximizar nuestras posibilidades en la carrera por la supervivencia. El juego tiene dos mecánicas de juego principales que además están perfectamente diferenciadas durante la partida, ya que una de ellas la desarrollaremos durante el día, y la otra por la noche. De día, gestionaremos nuestro refugio, mejorando las habitaciones, los aparatos y herramientas y comerciando o ayudando a otros vecinos que, ocasionalmente, aparecerán en nuestra puerta para pedir u ofrecer algo. Durante la noche, alguien de nuestro equipo saldrá a explorar en las cercanías víveres o buscará comerciar. En ese momento el juego tomará un desarrollo de aventura y sigilo que nos llevará a tomar el control de dicho personaje por escenarios mayormente hostiles y a asumir el riesgo que conlleve adentrarse en ellos y tratar de salir con vida con el mayor botín posible.

La gestión durante el día será importante para mejorar nuestro refugio, no solo en lo que se refiere a nuevos aparatos y muebles con los que poder tener camas, fabricar alcohol, recoger agua, tener una plantación…, sino también para reforzar la seguridad del sitio, ya que durante la noche pueden asaltarnos si no hay suficiente vigilancia y no hemos reforzado los puntos críticos del recinto; pero también nos puede afectar la climatología, las temperaturas pueden caer, haciendo que los personajes contraigan enfermedades y no puedan ser de utilidad a la hora de ayudar con las distintas tareas, que serán múltiples y requerirán todas las manos posibles.

Un mundo hostil

Sin duda la parte de aventura por la noche es uno de los momentos álgidos del juego. Mientras que el de gestión supone un respiro para el ritmo, la noche deparará los momentos más importantes y moralmente conflictivos del juego, ya que en los distintos lugares que entremos se darán eventos y situaciones que pondrán en tela de juicio nuestros actos. Por ejemplo, observaremos cómo un soldado intenta violar a una inocente, y en nuestra mano quedará ayudarla y poner nuestra vida en peligro, o dejarlo y aprovechar para conseguir víveres. Entrar en una casa de ancianos y robarles o no, en una zona de rebeldes, o lugares aparentemente abandonados que pueden tener huéspedes inesperados.

A medida que avancen los días, necesitarás un refugio plenamente mejorado

Explorar tiene sus riesgos, y nuestro protagonista puede morir de forma permanente si juzgamos mal o actuamos sin pensarlo dos veces. No solo eso, sino que supondría un día sin recursos que se antojarán imprescindibles para hacer viable la supervivencia del grupo. Matar tampoco es un recurso fácil y sin consecuencias. Manejar armas de fuego no es sencillo y no resulta demasiado útil contra otros hombres más armados o numerosos objetivos, mientras que la ocultación y el sigilo se antojan opciones más inteligentes pero que requieren dominio, buena coordinación, reconocimiento de patrones de movimiento y saber moverse en los distintos emplazamientos. Incluso con esas, matar no sale gratis, y puede desembocar en heridas para nuestro superviviente, o incluso en una grave depresión por parte del personaje que los ejecuta, pudiendo resultar conflictivo con nuestro grupo e incluso derivar en el suicidio si no encuentra el consuelo de sus compañeros.

Matar requiere estrategia y aceptar las consecuencias

Este punto es especialmente reseñable porque deja un punto en el que el estudio podía haber hecho mayor hincapié. Profundizar en las relaciones de los supervivientes, dar opciones de conversación, aumentar la importancia de sus historias (durante el juego conoceremos el pasado de los personajes, a que se dedicaban, la familia que tenían…)…, habría sido un broche de oro a los numerosos detalles del juego y a la gran calidad de este. Aun así, el juego consigue transmitir la tristeza, la desesperación y la dureza en los relatos de estos, en la experiencia que vivimos acompañándolos mientras tomamos las decisiones que pueden dar con ellos en la tumba o hacerles salir del agujero en el que nunca quisieron entrar y en el que se vieron forzados a vivir con resignación.

En This War of Mine, elegir dónde rebuscar de noche o el comercio son clave

Luces grises

This War of Mine deja claro cuál es su enfoque desde los primeros segundos de juego, armonizada en primera instancia por una música presidida por una guitarra acústica que transmite la desgarradora tristeza y melancolía de los hechos, con poderosos acordes y melodías emocionales que son escoltadas por arreglos de cuerda y orquestaciones, y ocasionales ritmos de percusión con deje militar o bélico que añaden intensidad sin desmarcarse del tono empíricamente sombrío y depresivo que tiñen al ya de por sí oscuro y decadente estilo visual, donde priman los colores fríos y apagados con detalles de filtros de carboncillo que aportan una mayor textura de suciedad y dejadez en los escenarios, perfectamente diseñados en perspectiva 2D y desplazamiento lateral, con multitud de detalles visuales en las distintas localizaciones, solventes animaciones y diseños en los personajes (con fotos de personas reales en las descripciones de estado de estos) y una interfaz clara e intuitiva sobre todos aquellos objetos con los que podremos interactuar y de qué forma podremos hacerlo.

Presta atención a los peligros, algunos de ellos no se perciben fácilmente

11 bit studios se inspiró en relatos de testigos supervivientes de los conflictos de Bosnia y Serbia que acontecieron en los años 90’ para recrear este conflicto bélico ficticio. Se nota en especial por la ausencia de mensajes políticos o ideológicos más allá de abrir los ojos ante los verdaderos efectos de la guerra para las personas como nosotros, personas de a pie que estudiamos, trabajamos, vivimos con nuestras familias y pasamos nuestras rutinarias vidas en una relativa tranquilidad y seguridad que cualquier día puede torcerse por decisión de otros. No es para nada negativo que el juego evite esos puntos, aunque sí le falte algo más de implicación en sus personajes y en la historia general para llegar a ser la gran joya que estaba destinado a ser, y que aun así sigue siendo un grandísimo juego. Moralmente importante, jugablemente inteligente y artísticamente en sintonía con la propuesta, This War of Mine es un poderoso título que muestra cómo la guerra no consiste siempre en tomar la bandera del rival y llenar tu contador de muertos.

nota 4.5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s